info@profesorchiflado.com(55) 2631 8080 / 5536550428

News Diciembre 2014

01 DicNews Diciembre 2014

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Voluntad de Ayudar

¡Hola, mis voluntariosos chiflados!

Espero que estén muy bien. El día de hoy quiero hablarles de un tema, que de verdad es de mucha ayuda: los voluntarios.

¿Cuántos de nosotros hemos necesitado de vez en cuando una mano? Tal vez ustedes digan: “Pero, Profesor Chiflado, no sólo necesitamos una mano, ¡necesitamos las dos! Bueno, a lo que me refiero es que todos hemos necesitado algo de ayuda alguna vez.

Ahora imaginen que así como nosotros hemos necesitado ayuda con algo que es complicado o con alguna necesidad, también en las distintas comunidades del mundo hay necesidades y se requiere una ayuda extra para poder atenderlas.

Pobreza, hambre, falta de educación, personas afectadas por huracanes o terremotos, entre otras dificultades, son situaciones en las que los demás necesitan ayuda.

Por eso desde 1985, los señores serios y de traje de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) acordaron que cada 5 de diciembre recordaremos el Día Internacional de los Voluntarios, fecha en la que se reconoce la importancia de toda la gente que brinda parte de su tiempo y esfuerzo para ayudar a los demás.

No vayan a pensar que sólo estos señores son los que pueden ayudar en las comunidades, o que se necesita formar un ejército grandísimo de personas. Más bien, son las pequeñas acciones las que generan grandes cambios; sólo se necesita que alguien esté dispuesto a trabajar por ello.

Existen muchas formas en las que tú puedes ayudar sin importar tu edad: puedes unirte a agrupaciones que se dedican a dar asistencia en comunidades, como los boyscouts, por ejemplo. También puedes decirles a tus papás que busquen algún lugar en el que puedan dar ayuda, como comedores para gente sin hogar, centros donde recolectan alimentos para albergues de refugiados o en asilos para ancianos. Si no les es posible acudir a estos lugares, pueden organizarse en familia para limpiar algún parque, escuela o algún otro lugar público que necesite cuidados.

Si ninguna de estas cosas te fuera posible, puedes recoger basura de jardineras camino a la escuela o cuando sales a jugar; puedes vender dulces y donar el dinero que juntes a alguna institución que de ayuda a quien la necesita o puedes hacer cualquier cosa que ayude al bienestar de todos.

Como ves, no hay edad para ser voluntario, lo único que se necesita es NO cerrar los ojos ante las necesidades.Entonces, espero que este 5 de diciembre y el resto de año también, tomen un poco de su tiempo para ser voluntarios.

 

¡Me despido de ustedes, mis queridos y voluntariosos chiflados!

 

¿Sabías que…?

El grupo de ayuda “Mensajeros de la Paz” impuso en España un récord en colecta de alimentos: lograron reunir más de 277 toneladas de comida, ¡tan sólo en 7 días! Eso es igual a 277 mil kilos de comida, que usaron para ayudar a más de 3 600 familias en aquel país.

 

Experimento “Cadena de Cristales”

Materiales

  • 1 Adulto (este es sólo para que te ayude)
  • ½ litro de agua
  • 1 ¼ (un kilo y cuarto) de azúcar
  • 1 Frasco de vidrio con capacidad para 1 litro
  • 1 hilo o cordón de algodón
  • 1 lápiz
  • 1 bolsa de plástico

 

Procedimiento

1.- Con la ayuda de un adulto, calienta el agua en la estufa y agrega el azúcar; agita hasta que se disuelva.

2.- Una vez que se haya disuelto el azúcar en el agua caliente, viértela en el frasco y deja que se enfríe.

3.- Ata el hilo, de manera que sea un poco más corto que el recipiente, en medio del lápiz.

5.- Moja el hilo y revuélcalo en un poco de azúcar seca; es como si lo empanizaras.

6.- Coloca el lápiz como se muestra en la imágen.

7.- Cúbrelo con la bolsa de plástico para que no entren insectos ni polvo.

8.- Déjalo reposar de 1 a 2 semanas y observa el resultado. Es importante que en ese tiempo no lo muevas hasta que se formen cristales de azúcar en el hilo.

 

Explicación

El hilo permite que el azúcar suba a lo largo de él, sólo es necesario que algunas partículas de azúcar se adhieran  para que todas las demás sigan uniéndose a esta cadena. Al final todas las partículas de azúcar se unen para formar unos padrísimos cristales.

Esto demuestra que pequeñas acciones generan grandes cambios. De la misma forma en la que las partículas de azúcar se unieron para formar los cristales, cuando nosotros decidimos empezar un cambio en nuestra comunidad, marcamos el principio de la gran cadena de voluntarios que se puede formar, dispuestos a brindar su ayuda y a transformar la sociedad.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.