info@profesorchiflado.com(55) 2631 8080 / 5536550428

Posadas Navideñas para Niños

 

 

posadas-navidenas-para-ninos

posada-navidena-para-ninos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Con las posadas y celebraciones de fin de año de Profesor Chiflado®, buscamos fomentar en los niños una cultura de cooperación y amor al prójimo, a través de una divertida puesta en escena con los científicos del Profesor Chiflado.

Con Profesor Chiflado, los niños descubrirán la magia de Santas Nieves y harán divertidos experimentos aprendiendo y reflexionando sobre el verdadero espíritu de la Navidad

Te proponemos animar tus posadas navideñas con una divertida experiencia chiflada, donde nuestra invitada principal es la ciencia. Deja que los pequeños se empapen del espíritu navideño, la diversión y el aprendizaje con las actividades basadas en nuestro método de enseñanza donde aprenderán a través del juego y lo mejor de todo ¡Sin darse cuenta!

Con nuestro divertido show vivirán la alegría de la Navidad, es decir creamos experiencias únicas, muy importantes para los pequeños. Las posadas de navidad para niños de profesor chiflado ayudan a fomentar el sentimiento de cooperación y confianza, además de despertar la curiosidad científica, la creatividad y el deseo de seguir aprendiendo.

Con profesor chiflado tienes la oportunidad de crear momentos inolvidables y significativos ¡Contamos con más de 12 años de experiencia regalando a los pequeños risas y aprendizaje!

 

¡Lo que se aprende riendo, jamás se olvida!

 Consulta nuestros paquetes.

Cotiza aquí

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Las posadas navideñas son una tradición muy antigua que los españoles instauraron durante la época de evangelización en México. Aunque también hay registros que en el México prehispánico se tenía una celebración parecida para honrar el advenimiento del Dios de la Guerra, Huitzilopochtli, durante la época invernal que iba del 17 al 26 de diciembre, estos días coincidían con la celebración de la Navidad de los españoles.

Cuando pensamos en la época de posadas seguramente vienen a tu mente muchos recuerdos divertidos, donde la comida, los dulces, las bebidas calientes y sobre todo la diversión no pueden faltar, pero ¿conoces cuál es el origen de esta tradición? Acompáñanos a descubrirlo.

Durante el proceso de conquista ambos festejos se fueron mezclando hasta llegar a tener las posadas que conocemos hoy en día. Cada año podemos disfrutar de nueve posadas navideñas, las cuales se celebran antes de la Navidad, es decir, del 16 al 24 de diciembre.

Durante estos días recordamos el peregrinaje que vivió María y José desde Nazaret hasta Belén, lugar donde después de mucho buscar encontrar donde pasar la noche para esperar el nacimiento del niño Jesús. Los nueve días tradicionales de posadas se hacen en honor a los nueve meses de embarazo que vivió María.

Durante las posadas se realiza una representación de este camino, para hacerlo lo más común es que los invitados formen dos grupos, uno de ellos permanecerá dentro de una casa y los otros escenificarán el camino andando por la calle. Es tradición que al frente del grupo que está en la calle se lleve un nacimiento, el cual generalmente es cargado por los niños que participan, o si quieren hacerlo más emotivo también se puede personificar a José y María con un vestuario especial.

Los invitados cantan la letanía, si no te la sabes no te preocupes ya existen unos pequeños libros donde vienen todas las melodías que podas entonar para no quedarte fuera. Finalmente José, María y los peregrinos encuentran un lugar para hospedarse y les abren la puerta de la casa, este es un momento muy emotivo donde se representan los valores de la solidaridad, hermandad y humildad.

Al entrar a la casa el ambiente es de mucha alegría y en algunos sitios acostumbran rezar un rosario y colocar el nacimiento debajo del Árbol de Navidad. Al finalizar esta representación viene otra actividad con mucho significado, se trata de romper la piñata.

La piñata debe tener siete picos, los cuales representan cada uno de los siete pecados capitales. Los niños tomarán su turno para que puedan pegarle a la piñata al ritmo del canto de los asistentes y estarán representando la lucha contra los pecados. Romper la piñata significa terminar con todo lo malo y como recompensa podrás disfrutar de los dulces y frutas con los que está rellena.

Pero la diversión no termina ahí, también se acostumbra tener un momento de convivencia con los invitados, es el momento ideal para compartir con nuestros familiares y amigos acompañados de una rica cena con platillos típicos y ponche.